domingo, 11 de febrero de 2018

Unboxing Daiwa Fuego LT 3000-CXH

Hace poco tuve en mis manos el nuevo Daiwa Fuego LT en su modelo 3000-CXH y lo pude trastear un poco.

Nueva serie de Daiwa que estrena el concepto "ligt tough", lo que viene a ser la sustitución del cuerpo de aluminio habitual por uno de carbono DS5.

No hay que confundir el DS5 con fibra de carbono, se trata de un policarbonato más resistente al habitual grafito usado en los carretes de "plástico", viene a ser el equivalente al ci4 de Shimano.

Y ya que he mencionado a Shimano, esta nueva gama estrena nomenclatura en cuanto a tamaños, un 3000 de Daiwa equivale a un 3000 de Shimano, ya no es más grande como nos tenían acostumbrados.

Se anuncia una rebaja importante de peso (alrededor de 30 gr), la verdad es que se siente muy ligero en la mano.

La mayor parte de la sensación de ligereza la proporciona el cuerpo del carrete, sobre todo la pata, da la sensación de que no pesa nada.

A la vez que tengo esa sensación, también me parece que la combinación cuerpo de grafito con pintura negro mate le da un aspecto de plástico de poca calidad, aunque lo importante es que el cuerpo aguante si se lleva algún golpe y que la pintura no se pele con los roces leves, ya que la mayoría de carretes, aún con la pintura barnizada, se acaban pelando.

Por lo demás transmite buenas sensaciones, la bobina y la manivela roscada mecanizadas, complementos que suelen acompañar a carretes de más alta gama.

No tiene juego en la manivela y el juego del eje es aceptable.

En cuanto al freno, muy potente para un carrete tan pequeño y muy progresivo, sobrado para pescar fino.

Las especificaciones del fabricante:

Bastidor DS5 y Air Rotor DS4
Magsealed
Manivela monobloque de aluminio y desenroscable
6+1 rodamientos
Bobina Air Spool de aluminio  (150/0.2-200/0.13)
Bobinado CrossWrap
Freno ATD 10 kg
Ratio 6,2
Recogida 93 cm

En resumen, un carrete similar al nuevo Ballistic LT a casi mitad de precio, una buena opción para los que estén empezando o busquen una buena relación calidad-precio.

sábado, 10 de febrero de 2018

Cangrejo azul: de terrible especie invasora a manjar...

Últimamente algunos compañeros me recriminan que he bajado el número de publicaciones en el blog, así que hoy voy a recuperar esta entrada que tenía pendiente terminar desde hace meses.

 Hace un par años que sigo la evolución de esta especie y vi como, tras un primer año de salir pescadores en las noticias rompiéndose las vestiduras ante la amenaza de este invasor y sus  consecuencias:


se pasó a salir en las noticias comentando lo bien que va su pesca y promocionando su consumo, incluso encontré noticias con videos de recetas de cangrejo azul...


Uno repasa las noticias observando la evolución de la opinión y, salvando las distancias, lo ocurrido me recuerda a lo de Doñana:

¿Qué no se puede construir una planta de gas en un parque natural patrimonio de la humanidad?

No pasa nada, se cambia la ley para permitir construir en suelo quemado si es de especial interés industrial, se declara el suelo de especial intererés industrial, se pega fuego al terreno y se construye una planta de gas en pleno parque natural.
Si trasladamos esta "ingeniería política" a lo ocurrido con el cangrejo azul, por las zonas donde se introdujo, que casualmente sea una especie muy valorada comercialmente y que los esfuerzos de la administración hayan sido para facilitar su pesca y comercialización y no su erradicación o contención... a mi me resulta difícil creer que sea casual todo esto.

Lo importante es que, por nuestra zona, pocas desembocaduras se libran de este depredador, donde cortan las cametas a los pescadores de corcho y en verano a los surfcasters, en las playas de los alrededores.
En una zona tan castigada solo nos faltaba esto y por ahora seguimos sin regulación para pescarlos ni plan para detener su expansión ni si quiera conocemos su población actual e impacto en el medio.


miércoles, 25 de octubre de 2017

Dorado C&R

Estos días he estado de vacaciones y, junto la adquisición del Saltist, me he motivado para salir en solitario en busca de depredadores.


De momento no va mal (va a pares jejeje), un par de salidas donde he tenido varias picadas, un par de buenas peleas y un par de capturas, esta en concreto tuve tiempo de fotografiarla, un dorado de aproximadamente kilo y medio (lo siento por el rebozado pero no paraba quieto jejeje).


Las primeras impresiones con el carrete muy buenas, a falta de medirlo contra una pieza de porte, no creo que me decepcione y espero que aguante muchos años en buenas condiciones.

viernes, 20 de octubre de 2017

Daiwa Saltist 3500

Estos son los carretes denominados por Daiwa como "power series" o para pesca mayor y que importan a España:

BG, Saltist Nero, Saltist, Certate y Saltiga BJ.

Básicamente son 2 cuerpos con distintas opciones de rodamientos y complementos.

En mi caso me decidido por el Saltist, el mejor equipado del cuerpo de gama media de Daiwa.
La decisión ha sido porque el BG no tiene el pickup reforzado y la versión Nero lleva una castaña de rodamientos, además montan un freno más flojo.
Las prestaciones que indica el fabricante son:

Ratio 5,6
Recogida 97 cm
Peso 420 gr
Capacida de hilo 220/0,30
Freno con tecnología ATD con discos de carbono
Rodamientos: 8 + 1 con 1 Mag Sealed
Bastidor aluminio y Air Rotor de policarbonato
Bobina de aluminio
Bobinado CrossWrap
Manivela monobloque aluminio desenroscable
Sellado Mag Sealed
Rotor Digigear II
Doble anti-retroceso

Sobre el papel nada mal, lo ponen a la altura de un Luvias y similares.
Aquí listo para la acción, montado con trenzado, bajo y grapa de 25 lb y emparejado con la Major Craft Crostage Shore jigging, que se queda un poco cabezona con el Saltist 3500 pero nada exagerado y el ahorro de peso respecto a un 4000 es importante.

Como todos los carretes nuevos, va muy fino, pero de primeras lo que más me sorprendió es que no tiene holguras, la manivela roscada de una pieza y el cuerpo de aluminio transmiten una gran robustez.

En acción de pesca no defrauda, tras una semana de uso, cero pelucas (pese haber llenado la bobina al límite) y piezas de entre uno y dos kilos no lo han puesto en apuros en ningún momento.

Por sacarle un pero, la pestaña para liberar la bobina no es de las más accesibles y a veces no doy con ella a la primera.